No existe un procedimiento único y homogéneo para completar la revisión de un envío, así que el formulario empleado por cada revista determinará la organización y exposición de los comentarios del revisor.

Es importante que la revisión esté estructurada en apartados claramente identificables por autores y revisores. Aunque cada revista emplee una rúbrica diferente, lo habitual es que aparezcan estructuradas en dos grandes bloques: el referido a la evaluación de aspectos formales, y el referido a la evaluación del contenido.

Con ligeras variaciones, los aspectos formales de un manuscrito se refieren básicamente a estos dos criterios:

  1. La estructura y el orden expositivo. Basta una lectura superficial para que cualquier editor y revisor experimentado detecte si el envío tiene la forma esperada en una comunicación científica. Ciertas partes como el título, el resumen y las palabras clave (en español y en inglés), la introducción o encuadre conceptual, el apartado metodológico, los bloques de resultados, discusión y conclusiones, así como las referencias bibliográficas, son estándares formales que debe cumplir todo artículo. Esto es aplicable a cualquier investigación científica, incluidos los ensayos, cuyo estilo más especulativo o teórico no impide la organización del contenido en similares epígrafes a los mencionados.

Leer más