Etiqueta: revisión científica

Propuestas de COPE para una revisión científica ética. Preparando el informe (4)

El informe de revisión es el documento donde se refleja la valoración de quien revisa el texto científico. Este documento se comparte con la dirección de la revista, quienes firman el texto y, en ocasiones, también con otras personas que adicionalmente han revisado el texto (pares) o coordinan un monográfico para la revista, si es […]

El informe de revisión es el documento donde se refleja la valoración de quien revisa el texto científico. Este documento se comparte con la dirección de la revista, quienes firman el texto y, en ocasiones, también con otras personas que adicionalmente han revisado el texto (pares) o coordinan un monográfico para la revista, si es el caso. Los informes de revisión también son requeridos en algunos procesos de postulación de las revistas destinados a su consideración en repositorios o bases de datos. En Publons (Clarivate), el servicio web de registro, archivo, verificación y reconocimiento de actividades académicas relacionadas con la revisión por pares y la edición de publicaciones científicas, también se pueden aportar para dejar constancia de las revisiones realizadas. La intención es doble, que la revista pueda evidenciar que realiza un proceso de revisión científica serio y riguroso y que quien revisa pueda vincular las revisiones realizadas con su perfil personal.
Para la redacción de un buen informe de revisión, COPE recomienda lo siguiente:
– tener en cuenta que la revista espera de la revisión conocimientos sobre el tema, buen juicio y una evaluación honesta y justa de los puntos fuertes y débiles del texto.
– al principio de la revisión, se debe dejar claro si la revisión ha sido global o el encargo de revisión se concentra solo en determinados aspectos. En este último caso, conviene explicitarlos.
– seguir las instrucciones de la revista en cuanto a la estructura del informe o los aspectos que debe abordar.
– mantener la objetividad y el tono constructivo en las revisiones y proporcionar comentarios que ayuden a mejorar el texto.
– no hacer comentarios personales despectivos ni acusaciones infundadas.
– procurar críticas específicas y puntuales (no generales) y aportar pruebas con referencias apropiadas para corroborar afirmaciones generales como «este trabajo ya se ha hecho antes», para ayudar a la revista en su decisión y para dar un trato justo a quienes ostentan la autoría del texto.
– es importante recordar que es el trabajo de otras personas y no se debe intentar reescribirlo según el estilo preferido de quien revisa, si es suficientemente sólido y claro; sin embargo, las sugerencias de cambios que mejoren la claridad sí son importantes.
– ser sensible con las cuestiones lingüísticas relativas a los textos traducidos, ya que quienes escriben lo han hecho en una lengua que no es la suya. Se deben formular comentarios de forma adecuada y con el debido respeto.
– dejar claro qué investigaciones adicionales se sugieren (referencias accesibles concretas) y son esenciales para respaldar las afirmaciones hechas en el texto y cuáles sólo reforzarán o ampliarán el trabajo.
– el informe no debe incluir comentarios que sugieran que la revisión ha sido realizada por otra persona.
– no preparar el informe de manera que refleje mal o injustamente a otra persona.
– no hacer comentarios negativos injustos ni incluir críticas injustificadas sobre cualquier trabajo de la competencia que se mencione en el texto.
– asegurarse de que los comentarios y recomendaciones para el equipo editorial de la revista son coherentes con el informe para quienes firman el texto; no debe haber discrepancias y la mayor parte de los comentarios deben incluirse en el informe de revisión destinado a firmantes.
– los comentarios confidenciales para el equipo de edición de la revista no deben tener un tono denigrante ni contener acusaciones falsas, asumiendo que quienes ostentan la autoría del texto no verán estos comentarios.
– evitar proponer que se incluyan citas de trabajos firmados por quienes revisan (o por personas próximas a su círculo) simplemente para aumentar el número de citas de quienes revisan (o de sus personas próximas) o para mejorar la visibilidad de sus trabajos; las sugerencias deben basarse en razones académicas; deben ser pertinentes y válidas.
– conocer si la revista permite firmar el informe de revisión y, si lo hace, valorar el grado de comodidad si se hiciera.
– si la revisión es realizada por el personal del equipo editorial de la revista, hacerlo de forma transparente y no bajo la apariencia de una revisión anónima si la revista opera con revisión ciega.

Colaborar estrechamente con el equipo de edición de la revista en los casos en que surjan dudas o necesidad de aclaraciones es la mejor manera de proceder para asegurar un informe de revisión justo, respetuosos y útil para la mejora.

Propuestas de COPE para una revisión científica ética. Durante la revisión (3)

https://doi.org/10.3916/escuela-de-revisores-040

Quienes revisan tienen una responsabilidad clave en la selección de los textos que finalmente se publican. La revisión doble par ciego persigue mejorar la calidad de los textos, perfeccionarlos con orientaciones precisas, pertinentes y acertadas, en la medida de lo posible. Conocimiento y experiencia entran en juego y se dan la mano para procurar la compartición de saberes significativos.
Durante la tarea de revisión, COPE sugiere una serie de recomendaciones a quienes revisan:
– si se detecta un conflicto de intereses que no era evidente cuando aceptaron la revisión o cualquier otra cosa que pueda impedir realizar una revisión justa e imparcial, deben notificar esta circunstancia inmediatamente a la revista y buscar su asesoramiento.
– mientras se esperan instrucciones de la revista sobre cuestiones que podrían provocar la anulación de la solicitud de revisión, quienes revisan deben detener la valoración del texto y los materiales asociados.
– leer detenidamente el texto, el material auxiliar (instrucciones para revisión, declaraciones éticas, archivos de datos complementarios). Si hay algo que no está claro o se detectan informaciones confusas o incompletas para completar la revisión, se debe solicitar aclaración a la revista.
– si se carece de experiencia en la temática del texto asignado, cuanto antes, hay que informar a la revista. Conviene evitar esperar hasta la presentación del informe de revisión para trasladar esta circunstancia porque el proceso de revisión sufre demoras innecesarias.
– no involucrar a nadie más en la revisión de un manuscrito, incluso a personas investigadoras en formación que colaboren con quien revisa, sin obtener primero el permiso de la revista. Si, previa consulta, la revista accede a que participen otras personas en la revisión, estas deben obtener el reconocimiento debido en la certificación, en la publicación del comité de revisores/as y en el registro interno de la revista.
– mantener la confidencialidad de todos los detalles del texto y de la revisión.
– si surgen circunstancias que impidan presentar una revisión a tiempo, se deben comunicar, tan pronto como se conozcan, a la revista aportando una estimación precisa del tiempo que se necesitará para hacer una revisión, en el caso de que la revista pudiera asumir un cambio en su previsión de plazos y se mantuviera el encargo de revisión.
– si se sospecha de la identidad de quien/es firma/n el texto (o el texto no está anonimizado, por error), en el caso de una revisión doble par ciego, es preceptivo notificar a la revista esta circunstancia valorando si esa información plantea algún posible conflicto de intereses.
– si se detectan irregularidades, se duda sobre los aspectos éticos del trabajo, hay constancia de la similitud sustancial entre el texto y una presentación simultánea a otra revista o un artículo publicado, o se sospecha que el texto (o la investigación de la que se deriva) ha incurrido en alguna práctica no ética; se debe dejar constancia escrita en el informe para que el equipo de edición de la revista decida y actúe en consecuencia. Quien revisa es responsable de detectarlo y la revista es responsable de investigarlo para obtener evidencias.
– evitar demoras intencionadas de la revisión, bien retrasando el informe o solicitando información adicional a quien firma el texto o a la revista de forma innecesaria. No prolongar intencionadamente el proceso de revisión solicitando información adicional irrelevante a la revista o al autor.
– asegurar que la revisión se basa en los méritos del trabajo y no está influenciada, ni positiva ni negativamente, por consideraciones personales, financieras o de otra índole.
– no contactar directamente con quienes tienen la autoría del texto sin el permiso de la revista.
Observar estas recomendaciones permite realizar revisiones honestas, útiles para aportar mayor calidad al texto inicial y depurarlo al máximo. El sistema de publicación científica es sostenible gracias a quienes revisan y a cómo realizan este decisivo encargo. En publicación científica, las prácticas éticas son ineludibles, consustanciales al propio encargo.

Propuestas de COPE para una revisión científica ética. Antes de la revisión (2)

Continuamos con el segundo post de la serie sobre ética de la revisión, de la mano de COPE.

¿Qué se espera de quien revisa textos científicos? ¿Cuál es la expectativa que se genera en el equipo de edición de la revista? ¿Qué actuaciones resultan imprescindibles? ¿Qué acuerdos tácitos podemos visibilizar?

COPE (Committee on Publication Ethics) tiene una serie de recomendaciones que debería conocer cualquier persona que sea contactada para revisar. Estas son:

responder en un plazo razonable, primero a la petición de revisión para decir si se acepta o no. Luego, en el plazo propuesto para el envío del informe.  

poner en conocimiento de quien edita la revista si no se tienen los conocimientos necesarios para llevar a cabo la revisión o si se puede evaluar sólo una parte del manuscrito, indicando claramente las áreas en las que sí se podría actuar. Muchas revistas añaden un texto de conformidad donde se pueden indicar estas circunstancias, al contestar al email de petición.

Los tiempos para realizar la revisión. Un reto para las revistas y para los revisores

La gestión del tiempo se ha convertido en un serio problema para todos nosotros, para los editores y editoras de las revistas, para los investigadores que realizan las revisiones y, muy especialmente, para las autoras y autores que desarrollan las investigaciones y aspiran a publicar sus trabajos lo antes posible.

Propuestas de COPE para una revisión científica ética. Principios básicos (1)

En todas sus versiones, la revisión por pares permite diferenciar una publicación científica de otras formas de producción académica. Las orientaciones éticas explícitas proporcionan una ayuda necesaria.

Inicio una serie de post donde iré relatando de forma comentada las recomendaciones éticas que hace COPE sobre la revisión científica de este modo:

  • Principios básicos (1).
  • Antes de la revisión (2).
  • Durante la revisión (3).
  • Preparando el informe (4).
  • Tras la revisión (5).

Open Peer Review Reloaded: una nueva especie en medio de los ecosistemas tradicionales de la revisión por pares

La revisión por pares ha buscado medir la calidad, factibilidad y rigurosidad científica. A pesar de que existen diferentes tipos de revisión, en el mundo de la edición científica se hace énfasis en la revisión simple-ciego, doble ciego y revisión abierta. La revisión abierta, o mejor conocida como el Open Peer Review (OPR), en Iberoamérica, sigue causando interrogantes e inquietudes, pero a nivel mundial es una práctica que se ha ido implementando y consolidando. Y es que entender la revisión abierta como el solo hecho de dar a conocer la identidad de los autores y revisores, es apenas la punta del iceberg. El OPR, al implementar nuevos modelos de revisión, ha hecho cuestionar los efectos invisibles e imperceptibles del medio editorial. Un ecosistema que se ha fundamentado en una jerarquización y en unos procesos que, lamentablemente, toman mucho tiempo.

La estructura de una revisión

No existe un procedimiento único y homogéneo para completar la revisión de un envío, así que el formulario empleado por cada revista determinará la organización y exposición de los comentarios del revisor.

Es importante que la revisión esté estructurada en apartados claramente identificables por autores y revisores. Aunque cada revista emplee una rúbrica diferente, lo habitual es que aparezcan estructuradas en dos grandes bloques: el referido a la evaluación de aspectos formales, y el referido a la evaluación del contenido.

Aceptar una revisión: relevancia para la carrera académica de los/as investigadores/as del campo de la comunicación

En la última década, el profesorado universitario ha podido constatar cómo ha aumentado de forma exponencial la carga de trabajo burocrática y administrativa. A la atención online a los estudiantes y a los diversos órganos de gestión universitaria, multiplicada exponencialmente en los tiempos de la crisis sanitaria por el coronavirus, se ha añadido una nueva tarea: la aceptación o rechazo de la revisión de artículos, que nos demandan los editores de las revistas científicas de comunicación.

Entre el reconocimiento de lo tangible e intangible del revisor científico: ¿ser o no ser?

Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa (Mahatma Gandhi)

La palabra reconocimiento (ser reconocido) en cuanto al experto en ciencia, puede ser un arma de doble filo: por un lado, de ella puede devenirse el egocentrismo de un agente académico (muchas veces nocivo para la ciencia) y por el otro, puede ser la garantía para encontrar ese par académico aportador, noble, perdido y necesitado en la publicación de artículos científicos.

Nueva Escuela de Revisores

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén