Etiqueta: revisión científica

Propuestas de COPE para una revisión científica ética. Principios básicos (1)

En todas sus versiones, la revisión por pares permite diferenciar una publicación científica de otras formas de producción académica. Las orientaciones éticas explícitas proporcionan una ayuda necesaria.

Inicio una serie de post donde iré relatando de forma comentada las recomendaciones éticas que hace COPE sobre la revisión científica de este modo:

  • Principios básicos (1).
  • Antes de la revisión (2).
  • Durante la revisión (3).
  • Preparando el informe (4).
  • Tras la revisión (5).

El proceso necesita que todos los involucrados actúen con responsabilidad, de forma ética.  Quienes editan deben decidir qué información consideran imprescindible en el informe de revisión así como los plazos que son aceptables, para la revista, quienes revisan y quienes firman el texto. También hay que tomar decisiones acerca de las interacciones editor/a-revisor/a (cuándo, cómo), el tipo de reconocimiento de la labor revisora (certificado, mención en el comité de revisores de la revista, acceso preferente…) y el tipo de informe síntesis que se hace llegar a autores/as. Conviene que estos aspectos estén previstos y se implementen del mismo modo en todos los casos para que el equipo editorial disponga de protocolos y rutinas que faciliten el flujo de trabajo.

Quienes revisan necesitan pautas orientativas claras y precisas. Estas decisiones deben ser públicas y los esfuerzos del equipo editorial deben enfocarse en procurarlas y conseguirlas. La confianza en la labor quien revisa no es suficiente para que la revisión sea eficiente, en muchas ocasiones.

Fuente: https://libreshot.com (CCO)

Leer más

Open Peer Review Reloaded: una nueva especie en medio de los ecosistemas tradicionales de la revisión por pares

La revisión por pares ha buscado medir la calidad, factibilidad y rigurosidad científica. A pesar de que existen diferentes tipos de revisión, en el mundo de la edición científica se hace énfasis en la revisión simple-ciego, doble ciego y revisión abierta. La revisión abierta, o mejor conocida como el Open Peer Review (OPR), en Iberoamérica, sigue causando interrogantes e inquietudes, pero a nivel mundial es una práctica que se ha ido implementando y consolidando. Y es que entender la revisión abierta como el solo hecho de dar a conocer la identidad de los autores y revisores, es apenas la punta del iceberg. El OPR, al implementar nuevos modelos de revisión, ha hecho cuestionar los efectos invisibles e imperceptibles del medio editorial. Un ecosistema que se ha fundamentado en una jerarquización y en unos procesos que, lamentablemente, toman mucho tiempo.

La práctica del OPR se desarrolló a finales de los años 90 y, aunque es una práctica muy joven, ha logrado cuestionar las dinámicas editoriales que durante mucho tiempo se han implementado y ha lanzado nuevos pensamientos, como la capacidad de autorregulación, la poca necesidad de intermediarios, la democratización de la revisión y las relaciones directas entre los autores y los revisores. Sin embargo, toda nueva especie trae consigo interrelaciones que simplemente no se pueden dejar a un lado, como la figura de un editor, que aunque se le invite a soltar un poco el control de los procesos de evaluación y editoriales, sigue a la cabeza gestionando las buenas prácticas editoriales, la tarea ardua y subjetiva que devienen de problemas éticos en publicaciones, el conflicto de interés y la objetividad en la revisión, la aprobación por favoritismo o por conveniencia, etcétera.

Así mismo, la disrupción puede generar tensiones entre los implicados del proceso de mejoramiento del manuscrito, porque se pueden generar disputas entre el autor y los evaluadores, espacio que en los otros métodos de evaluación no se da por su propia naturaleza. Por ello, el OPR permite la reformulación de los procesos editoriales, establecer nuevos lineamientos para los autores, ampliar las opciones de revisión por pares y ser parte de las nuevas dinámicas posibles que se han generado como necesarias y alternativas en el mundo científico. Varios ejemplos de cómo esta nueva especie ha logrado sumergirse en el ecosistema tradicional son Nature, F1000 Research, MBJ, Open Scholar, Peer J, entre otras, y organizaciones como OpenAire. Veamos algunos de ellos:

Leer más

La estructura de una revisión

No existe un procedimiento único y homogéneo para completar la revisión de un envío, así que el formulario empleado por cada revista determinará la organización y exposición de los comentarios del revisor.

Es importante que la revisión esté estructurada en apartados claramente identificables por autores y revisores. Aunque cada revista emplee una rúbrica diferente, lo habitual es que aparezcan estructuradas en dos grandes bloques: el referido a la evaluación de aspectos formales, y el referido a la evaluación del contenido.

Con ligeras variaciones, los aspectos formales de un manuscrito se refieren básicamente a estos dos criterios:

  1. La estructura y el orden expositivo. Basta una lectura superficial para que cualquier editor y revisor experimentado detecte si el envío tiene la forma esperada en una comunicación científica. Ciertas partes como el título, el resumen y las palabras clave (en español y en inglés), la introducción o encuadre conceptual, el apartado metodológico, los bloques de resultados, discusión y conclusiones, así como las referencias bibliográficas, son estándares formales que debe cumplir todo artículo. Esto es aplicable a cualquier investigación científica, incluidos los ensayos, cuyo estilo más especulativo o teórico no impide la organización del contenido en similares epígrafes a los mencionados.

Leer más

Aceptar una revisión: relevancia para la carrera académica de los/as investigadores/as del campo de la comunicación

En la última década, el profesorado universitario ha podido constatar cómo ha aumentado de forma exponencial la carga de trabajo burocrática y administrativa. A la atención online a los estudiantes y a los diversos órganos de gestión universitaria, multiplicada exponencialmente en los tiempos de la crisis sanitaria por el coronavirus, se ha añadido una nueva tarea: la aceptación o rechazo de la revisión de artículos, que nos demandan los editores de las revistas científicas de comunicación.

El primer impulso, con frecuencia, es valorar esta petición como una nueva tarea que se acumula a las muchas que nos llegan cada día. La cultura de la evaluación, fuertemente arraigada en el mundo anglosajón, tiene todavía un breve recorrido en el contexto español y latinoamericano. Pocas veces somos conscientes que aceptar una revisión abre un amplio abanico de oportunidades. En primer lugar, realizar una revisión supone una oportunidad para conocer, de primera mano, una investigación inédita. La realización de revisiones, con cierta regularidad, nos permite conocer los temas que se están investigando, las estrategias metodológicas que desarrollan los investigadores para abordar los objetos de estudio, las fuentes bibliográficas y documentales de las que se sirven, cómo exponen los resultados de sus investigaciones, etc. De este modo, la aceptación de revisiones nos ayuda a crecer como investigadores, y nos ayuda a estar al día en lo que se está investigando en la actualidad.

Leer más

Entre el reconocimiento de lo tangible e intangible del revisor científico: ¿ser o no ser?

Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa (Mahatma Gandhi)

La palabra reconocimiento (ser reconocido) en cuanto al experto en ciencia, puede ser un arma de doble filo: por un lado, de ella puede devenirse el egocentrismo de un agente académico (muchas veces nocivo para la ciencia) y por el otro, puede ser la garantía para encontrar ese par académico aportador, noble, perdido y necesitado en la publicación de artículos científicos.

Encontrar a este último, no es trabajo sencillo; pero, hay ciertas pistas que nos permiten dar con un revisor para que comience a ser esa piedra angular de calidad para una revista: su reputación, el voz a voz, las relaciones académicas, su trayectoria medible como autor de textos científicos, su aporte sustancial al manuscrito que revisa, su percepción en la originalidad de un artículo, etcétera.

Leer más

Nueva Escuela de Revisores

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén