Autor: Ignacio Aguaded

La visibilización y reconocimiento del revisor

Ser revisor científico de una publicación académica no es tarea fácil ni, hasta ahora, bien reconocida. En escasas revistas se gratifica esta tarea y en muchos países, incomprensiblemente, ni se reconoce curricularmente la loable y compleja tarea de examinar a fondo los resultados de las investigaciones para dilucidar su calidad y relevancia. En suma, de ser merecedora de publicidad y difusión por su alto grado de significatividad en el progreso de la ciencia.

Sin duda, es una labor difícil que requiere un nivel de lectura en profundidad, unos conocimientos sobre la materia, la estructura y fin del artículo científico, que no todos los lectores y autores están capacitados… Se exigen, sin duda, especiales habilidades para ser un buen revisor, de modo que su reconocimiento debe ser una prioridad en cualquier comunidad científica y, obviamente, en cualquier publicación que se precie y aspire a la calidad y excelencia. Ellos son, como hemos indicado en otro post de esta Escuela de Revisores, la “piedra angular” que garantiza el prestigio de una publicación y, sobre todo, la base para el progreso científico.

Evitar la redundancia, el plagio, la endogamia, el localismo y el corporativismo… tienen su principal filtro en un Consejo de Revisores Internacional que vele por la objetividad, el rigor, la originalidad, todos ellos sinónimos de alta ciencia, que es la que genera el progreso de los pueblos, y es esa justamente la finalidad de una publicación científica de calidad.

El reconocimiento de los revisores científicos, su reputación académica… depende de diferentes sectores implicados. Por un lado, y parte esencial, los responsables políticos de la ciencia de un país o incluso de federaciones de países como la Unión Europea, reconociendo esta tarea como una actividad básica en la transferencia del conocimiento y traduciéndolo en su valoración en las acreditaciones profesionales, reconocimientos curriculares, asignación de proyectos… En España la valoración de este mérito en el diseño del nuevo “sexenio de trasferencia” parece que es una reivindicación tan directa como necesaria.

Leer más

Los revisores: piedra angular de una revista científica de calidad

Muchas veces, en los foros universitarios, se reflexiona y discute, a veces acaloradamente, sobre las revistas científicas, especialmente sobre su controvertida calidad. Es cierto que las indexaciones internacionales, con sus rankings famosos, especialmente JCR y Scopus, han clasificado a las publicaciones en función de su factor de impacto en cuartiles y percentiles, como si esta fuera la única manera de medir la “calidad” de una publicación. Sin duda, es este un concepto más amplio que abarca dimensiones vinculadas al proceso de gestión de manuscritos originales, novedosos y significativos, así como la visibilidad de los mismos.

Si algo define, desde mi punto de vista, a una revista científica de calidad, es su capacidad de ser conocida y reconocida por una amplia comunidad científica de lectores y autores, por la pulcritud y rigor en sus procesos, la ética, puntualidad y transparencia de todos sus flujos y, sobre todo, por contar con un amplio cuerpo de revisores científicos internacionales prestigiosos en su campo, que sean capaces sistemáticamente de detectar la mejor ciencia para ser publicada. No hay que olvidar que las revistas científicas, ante todo, han de publicar trabajos que progresen y avancen “ciencia” y esto no es una simple obviedad, viendo el panorama de muchas publicaciones por doquier.

Leer más

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén