Dentro de la estructura IMRyC, muchos de los manuscritos que llegan a las revistas presentan una serie de errores en estos tres apartados del artículo, por confusión u omisión, que es interesante que los revisores controlen de cara a realizar una buena evaluación.

Es preciso tener en cuenta que Resultados, Discusión y Conclusiones presentan similitudes que, a menudo, provocan repeticiones que nada aportan a la riqueza de un artículo y que van en contra de la necesaria precisión, claridad y brevedad que debe tener la escritura científica.

Imaginemos que entramos a un recinto donde se encuentra una piscina. Podemos realizar distintas acciones con un nivel desigual de compromiso: observarla y describirla (Resultados), sentarnos y meter los pies en ella para comparar su temperatura con la nuestra (Discusión) o, por último, podemos zambullirnos en ella y, en cierta manera, formar parte de esta (Conclusiones). Estas tres maneras de “relacionarnos” con la piscina, que aparentemente están claras, se confunden a menudo. Por ello, es importante que los revisores comprueben si en cada sección se tienen en cuenta las siguientes consideraciones.

Los Resultados (Describimos la piscina que se encuentra en el recinto) En este apartado los revisores tienen que comprobar si se realiza una correcta exposición de los resultados obtenidos. Es decir, si se responde a la pregunta ¿qué se encontró? Y verificar que los autores: 1) No duplican (triplican) la información que presentan, 2) Se alternan las enumeraciones de datos, tablas y figuras (eligiendo la forma más adecuada para cada caso) en su presentación. En definitiva, lo que tienen que hacer los autores en este apartado es mostrar sus resultados sin opiniones o interpretaciones, de la manera más objetiva posible.

Leer más