Categoría: Aspectos formales

Importancia de las referencias bibliográficas citadas

Hasta hace unos años, las referencias bibliográficas de los trabajos citados, listadas al final de los artículos, servían únicamente para localizar dichos trabajos, y cumplían esta misión aunque estuvieran incompletas.

Con las bases de datos que incluyen las referencias citadas, como Web of Science y Scopus se hizo más importante que las referencias fueran claras y estuvieran completas para que los autores y revistas citados recibieran la correspondiente y merecida acreditación. A partir de las referencias citadas se calculan los índices de calidad de las revistas: factor de impacto, SCImago journal rank, h…

La aparición de Google Scholar (GS) aún ha aumentado más la necesidad de claridad y completitud de las referencias, pues a diferencia de las bases de datos WoS y Scopus, donde las referencias son revisadas por personas, en GS es un robot el que hace las lecturas.

Son conocidos los posibles errores que pueden encontrarse en GS (por indexar repositorios y redes sociales con preprints y otros trabajos no evaluados, indexar revistas depredadoras, e incluso indexar artículos falsos, como han demostrado algunos experimentos…) pero usado con las debidas precauciones es una base de datos muy útil. Sus 400 millones de referencias la han convertido en la base de datos científica más grande. Algunos estudios de usuarios han demostrado que la mayoría (65-70%) de los investigadores empiezan sus búsquedas en GS. De ahí la importancia de que GS indexe correctamente nuestras revistas (ya es conocido lo de que «si no estás en Google no existes»).

El hecho de que GS indexe también las referencias citadas (y que además sea gratuita) la ha convertido en una gran competencia a WoS y Scopus.

Leer más

Descubriendo al autor: Consejos para la identificación de los autores en las revisiones ciegas

El sistema de ciego simple y doble ciego en las revistas científicas tiene sus seguidores y detractores, (hay quien propone, el triple, cuádruple y séxtuple ciego ). No es el objeto de este post hablar de las bondades del sistema, sino todo lo contrario. El objetivo de este post es “hacer que los ciegos vean” (Jn 9:39). No obstante, este texto también está dirigido a los autores que deben aprender a mantenerse en el anonimato y editores de revistas que deben velar por el anonimato de los trabajos en revisión.

Un buen científico, en su papel de revisor, debería poder identificar a los autores de los trabajos de su área, especialmente los trabajos de sus compatriotas, o al menos acotar suficientemente el número de «sospechosos». Esto por supuesto tiene sus limitaciones, es muy difícil identificar a los nuevos investigadores del sistema o a los investigadores que cambian de línea de investigación. A veces las identificaciones son erróneas, puesto que se identifican a los maestros y compañeros de los autores, que tienen líneas de investigación y grupos sociales académicos similares. Podemos decir que uno de los objetivos inherentes (aunque no declarado) a toda revisión ciega es la identificación de la fuente (el autor), para ello el trabajo se convierte en un tablero de “cluedo” y el investigador debe ir descubriendo las pistas, ponerlas en contexto y descubrir a Mr. X.

Leer más

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén