Propuestas de COPE para una revisión científica ética. Tras la revisión (5)

Una vez finalizada y enviada la revisión al equipo editorial de la revista, éste debe acusar recibo del informe, agradecer el tiempo y esfuerzo invertidos, certificar la colaboración, sugerir acciones (registro en Publons, futura reseña…), informar del sentido del resto de valoraciones encargadas y de la decisión final sobre la publicación del texto. Si resulta […]

Una vez finalizada y enviada la revisión al equipo editorial de la revista, éste debe acusar recibo del informe, agradecer el tiempo y esfuerzo invertidos, certificar la colaboración, sugerir acciones (registro en Publons, futura reseña…), informar del sentido del resto de valoraciones encargadas y de la decisión final sobre la publicación del texto. Si resulta publicable, es importante informar a quienes han revisado del momento en el que se publicará el texto, hacerle llegar un acceso al mismo y consignar su colaboración en la revisión, siempre desvinculada del título del texto revisado, mediante un listado de personas revisoras o su inclusión en el comité de revisión de la revista. Igualmente, cuando se emita un certificado de revisión, conviene mantener el anonimato referenciando, por ejemplo, el número de envío, en lugar de los metadatos que pudieran permitir identificar el texto valorado.
COPE realiza una serie de recomendaciones para tener en cuenta una vez realizada la revisión:
– seguir manteniendo la confidencialidad de los detalles del texto y de su revisión.
– responder, de forma diligente, si la revista vuelve a contactar requiriendo información adicional.
– ponerse en contacto con la revista si, después de haber presentado la revisión, sale a la luz algo relevante que pueda afectar a los comentarios y recomendaciones iniciales.
– leer las reseñas de las otras personas que han revisado, si la revista las proporciona, para mejorar su propia comprensión del tema o de la decisión tomada.
– intentar atender las solicitudes de la revista, en segunda ronda, en el caso de haber sugerido cambios mayores.

Las buenas revisiones suponen una inversión de tiempo importante. La revisión es un modo de transferencia científica entre iguales, en aras de una ciencia mejor. La importancia del proceso no tiene discusión.
Cada texto publicado ha tenido, al menos tres revisiones. Para que el sistema sea sostenible, por cada texto publicado, deberíamos realizar 3 revisiones para revistas ¿Somos conscientes de esta realidad? La presión por publicar no debería desdibujar la corresponsabilidad en ese tema.

El Código Ético de la revista, faro de la transparencia y calidad

https://doi.org/10.3916/escuela-de-revisores-043

Toda revista de excelencia debe tener publicado un Código Ético que transparente, vele y regule las normas elementales de ética en la comunicación científica. Los principios generales están establecidos por COPE (organización sin ánimo de lucro, cuyo objetivo es apoyar a los investigadores en la consecución de una publicación íntegra y responsable), a través de su Committee on Publication Ethics (http://publicationethics.org/resources/code-conduct), si bien su personalización y adaptación de cada contexto en este caso es deseable y necesario en cada revista

La integridad y ética académica en la producción científica es un principio básico en todas las fases del proceso investigador: desde la concepción inicial, a la publicación y difusión final. Por ello, es necesario recopilar en un documento las prácticas éticas esenciales para garantizar la publicación científica de calidad, en todas las fases y roles del proceso editorial (autores, revisores, editores, asociaciones, patrocinadores y fuentes financiadoras).

La revista ‘Comunicar’ ha implementado un nuevo Código Ético en sus cinco idiomas (español, inglés, portugués, chino y ruso), que recopila de forma amplia las principales aportaciones, no solo de COPE, sino también de las mejores editoriales del mundo.

El primer principio estratégico es el de integridad ética, regido por la honestidad en todas las etapas, ámbitos y dimensiones científicas: desde el escrupuloso y minucioso cuidado en la práctica investigadora, hasta la transparencia y comunicación abierta de los datos, el respeto entre participantes y sujetos implicados en la investigación, y la responsabilidad de los comportamientos introducidos en el Código Ético.

Es básico también el principio de la independencia editorial, científica y profesional, procurando siempre atender a criterios científicos independientes, no endogámicos, y sin compromisos por intereses concretos.

Las autorías y coautorías son también una fuente de conflicto que requieren especificación de roles y asunción de responsabilidades. Es necesario fomentar trabajos originales, novedosos, relevantes y socialmente transferibles. Los trabajos que presenten tasas de plagio, deben ser sistemáticamente rechazados. También aquellas publicaciones duplicadas y redundantes, e incluso el autoplagio.

Es importante también que las investigaciones, que así lo requieran y que involucren experimentos con humanos o animales, sean aprobadas por un Comité Ético.

La protección de datos y garantía de derechos digitales, en función de las normas europeas y españolas, es además un aspecto sustancial, así como garantizar la legalidad de cualquier manuscrito publicado. Los autores que presenten un manuscrito a la revista estarán obligados a declarar cualquier interés competitivo que pueda interferir en la objetividad o integridad.

La libertad de expresión es fundamental. Las publicaciones que introduzcan declaraciones falsas, que dañen la reputación, deben ser rechazadas. Hay que garantizar, cuando sea necesario, las retracciones, correcciones y manifestación de preocupaciones, así como velar por el control de la manipulación, falsificación y creación de imágenes artificialmente. Desgraciadamente las investigación fraudulenta y malas conductas en investigación son cada día más frecuentes y velar por un estricto cumplimiento ético es cada vez un trabajo más exigente para los Editores y también para los propios Autores y comunidad científica.

El nuevo Código Ético de ‘Comunicar’ se adentra también en las versiones y adaptaciones, la transparencia, el tratamiento de los datos y evidencias, la Integridad de registro, las filiaciones… en una propuesta amplia e integral que no abandona su anterior y directa propuesta de compromisos para Autores, Editores y Revisores.

https://www.revistacomunicar.com/index.php?contenido=codigo-etico
https://www.revistacomunicar.com/normas/23-codigo-etico.pdf

Propuestas de COPE para una revisión científica ética. Preparando el informe (4)

https://doi.org/10.3916/escuela-de-revisores-042

El informe de revisión es el documento donde se refleja la valoración de quien revisa el texto científico. Este documento se comparte con la dirección de la revista, quienes firman el texto y, en ocasiones, también con otras personas que adicionalmente han revisado el texto (pares) o coordinan un monográfico para la revista, si es el caso. Los informes de revisión también son requeridos en algunos procesos de postulación de las revistas destinados a su consideración en repositorios o bases de datos. En Publons (Clarivate), el servicio web de registro, archivo, verificación y reconocimiento de actividades académicas relacionadas con la revisión por pares y la edición de publicaciones científicas, también se pueden aportar para dejar constancia de las revisiones realizadas. La intención es doble, que la revista pueda evidenciar que realiza un proceso de revisión científica serio y riguroso y que quien revisa pueda vincular las revisiones realizadas con su perfil personal.

El revisor metodológico

https://doi.org/10.3916/escuela-de-revisores-041

En toda revisión de un manuscrito, si hay un apartado que no puede pasarse por alto y al que hay que dedicarle bastante tiempo y control es el aparato metodológico de la investigación.

En este apartado se reconoce el rigor científico y la meticulosidad que el autor/es le han dedicado a su trabajo. No dejan de ser las instrucciones para llevar a cabo el estudio y, de la misma manera, que se pueda replicar por otros investigadores.

Hay cinco grandes puntos que no pueden faltar en el marco metodológico de un trabajo de investigación, y en los que se tiene que fijar cualquier revisor metodológico:

  1. Tipo de investigación que se está llevando a cabo. Es aconsejable, que en este punto se recuerden los objetivos de la investigación.
  2. La metodología o metodologías empleadas. Aquí es necesario que se tenga en cuenta si el trabajo presenta algún tipo de triangulación.
  3. La técnica o técnicas de análisis, con una explicación profunda del porqué de esa elección.
  4. Las herramientas de trabajo, es recomendable que se explique y, a poder ser, que se incluya en anexos el código de codificación en un análisis de contenido; el cuestionario en una encuesta o las características de los sujetos en un focus group, por poner algunos ejemplos. No hay que olvidar en este apartado presentar el tipo de fiabilidad que tiene la herramienta propuesta.
  5. La muestra de la investigación. Para hablar de la muestra se hace indispensable presentar el universo de referencia y la población de donde va a salir la muestra. Además, es fundamental indicar qué tipo de muestreo se ha utilizado.

Propuestas de COPE para una revisión científica ética. Durante la revisión (3)

https://doi.org/10.3916/escuela-de-revisores-040

Quienes revisan tienen una responsabilidad clave en la selección de los textos que finalmente se publican. La revisión doble par ciego persigue mejorar la calidad de los textos, perfeccionarlos con orientaciones precisas, pertinentes y acertadas, en la medida de lo posible. Conocimiento y experiencia entran en juego y se dan la mano para procurar la compartición de saberes significativos.
Durante la tarea de revisión, COPE sugiere una serie de recomendaciones a quienes revisan:
– si se detecta un conflicto de intereses que no era evidente cuando aceptaron la revisión o cualquier otra cosa que pueda impedir realizar una revisión justa e imparcial, deben notificar esta circunstancia inmediatamente a la revista y buscar su asesoramiento.
– mientras se esperan instrucciones de la revista sobre cuestiones que podrían provocar la anulación de la solicitud de revisión, quienes revisan deben detener la valoración del texto y los materiales asociados.
– leer detenidamente el texto, el material auxiliar (instrucciones para revisión, declaraciones éticas, archivos de datos complementarios). Si hay algo que no está claro o se detectan informaciones confusas o incompletas para completar la revisión, se debe solicitar aclaración a la revista.

La ‘calidad’ de una revista: árbitros, pares y revisores como clave

https://doi.org/10.3916/escuela-de-revisores-039

El debate sobre la calidad de las revistas científicas está a la orden del día. ¿Cómo podemos definir su calidad y parámetros? Desde la publicación de las Declaraciones de DORA y Leiden, un importante sector de la comunidad científica ha sido reacio a aceptar la dominación absoluta del factor de impacto como medida única de la ‘calidad’ de una publicación científica, amparándose exclusivamente por los rankings editados por Web of Science y Scopus. Obviamente, ignorar estos rankings internacionales, reconocidos mundialmente para facilitar la visibilización de investigaciones con una altísima proyección, es un craso error. Los índices son un indicativo evidente de la calidad de una publicación científica y, frente a contadas excepciones, las revistas con alto impacto son las más prestigiosas, visibles y reconocidas a nivel mundial, pues son las que más acceso generan y más se leen (incluso las embargadas) por la comunidad científica.

Sin embargo, junto al facto de impacto que es una consecuencia de la calidad (y no una causa), hay otros elementos sustantivos que miden (o deberían medir con un mayor consenso) la calidad de las revistas: los parámetros de selección de los manuscritos (las tasas de aceptación y rechazo), los proceso de gestión (puntualidad, transparencia), las plataformas de visibilidad e impacto social (redes sociales comunes y científicas, espacios de cooperación)… pero, especialmente, hay uno que quisiera destacar en este post, que muchas veces pasa desapercibido y que, desde mi punto de vista, es eje neurálgico de la calidad de una revista: la revisiones de los pares.

Revisores científicos: portadores de la excelencia, agentes de cambio y gestores de relaciones científicas

https://doi.org/10.3916/escuela-de-revisores-038

El revisor científico nace con la publicación de su primer artículo de investigación. Es la primera puerta que se abre para ejercer como evaluador de un manuscrito; pero, es en el oficio, en el constante leer y ejercer un criterio, que nace la expertise de la evaluación. Mas, no solo basta con ser experto en un área temática, también se debe velar por la calidad del trabajo que se presenta, por la oportuna respuesta ante la solicitud hecha por las revistas, por el cumplimiento con los tiempos establecidos, por brindar soluciones y no cerrar las puertas ante la colaboración.

Esta oportunidad no solo se le abre al autor primerizo, sino a toda revista científica; todos sabemos lo difícil que es conseguir revisores que acepten oportunamente la evaluación y lo hagan con la calidad que se merece. Debemos recordar que todo autor que haya publicado en nuestra revista puede ser asignado como revisor, iniciando, claramente, por el eje temático de su artículo publicado.

¿Deben cobrar o no cobrar los revisores? El prestigio del árbitro científico

https://doi.org/10.3916/escuela-de-revisores-037

El papel de los revisores/as académicos en el ámbito de las publicaciones científicas se mueve aun en una profunda incertidumbre. La reivindicación para que esta figura se le reconozca su papel es sólida y adquiere cada vez más corpus y consenso.
Partiendo de la premisa de que la evaluación por pares −especialmente ciegos− es la base estructural en la que pivota la calidad de las publicaciones científicas de excelencia, la clarificación del protagonismo del revisor académico no debe estar en cuestión, sino que debe estar reconocido y prestigiado en todos los sistemas de evaluación que se precien.

Scientia

El debate, ya clásico, de si la revisión científica debe ser o no gratificada económicamente ha sido objeto de muchos debates y discusión de investigadores, sin encontrarse hasta ahora un consenso más o menos unánime en la comunidad científica.
La respuesta a esta simple pregunta requiere contextualizarla en un marco mucho más amplio, que supera la mera gratificación de siempre modestas aportaciones, cuando las hay, y que en ningún caso cubre la tarea, la responsabilidad, la formación y el prestigio previo requerido para acometerla.

Estrategias de incentivación de revisores

https://doi.org/10.3916/escuela-de-revisores-036

Nekane Parejo y Agustín Gómez

Uno de los requisitos imprescindibles para que una revista tenga una buena calificación académica y científica es que cada artículo pase por el sistema doble par anónimo de expertos (double-blind peer-review). Ningún sistema de evaluación de las revistas aceptaría que este requisito no se cumpla. Además, y para que redunde en la calidad de las revistas, estos deben ser competentes en las materias para las que se les requiere su concurso.

Esta situación supone que dentro de todo el engranaje que conlleva una revista, el apartado de la evaluación es de los más importantes y, lógicamente, el cometido que desempeñan los evaluadores de artículos científicos es fundamental para la mejora de la calidad de la investigación que se publica en estas revistas. Se trata de expertos cuya responsabilidad es acreditar el rigor de los trabajos académicos y garantizar que los resultados de la evaluación carezcan de sesgo. En definitiva, sobre ellos recae el peso de decidir qué artículos serán publicados y cuáles rechazados.

La comunidad de las Revistas Científicas: decisiones editoriales que la construyen

https://doi.org/10.3916/escuela-de-revisores-035

Ser parte de una revista científica es más que pertenecer a una institución, organización o casa editorial. Es pertenecer a una comunidad que, año tras año, se va consolidando. Pero, ¿cómo? Si bien es cierto que parte del fortalecimiento de las revistas se da por su visibilidad en motores de búsqueda y bases de datos, y acceso a bases de datos indexadoras, bibliográficas, de referencia o de alto impacto, como Scopus y Web of Science, el trabajo no se construye solo. Es el esfuerzo de un equipo editorial que está acompañado por las constantes conversaciones que hay con otros pares y con otras revistas para el mejoramiento constante, a través de flujos de trabajo entre los equipos editoriales y el robustecimiento de políticas editoriales.

Página 1 de 5

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén